BlefaroplastiaInstituto Dr. E. Lalinde
C/Isla de Nelson 2, Madrid - Telf: 91 386 03 18

volver inicio

La blefaroplastia y los párpados

La hiperactividad del músculo orbicular

Las patas de gallo y la caída de la ceja.

Arrugas en el canto externo (patas de gallo)

La contracción del músculo orbicular, que es un músculo redondo y además está adherido a la piel, genera arrugas que con los años pasan a ser profundas y permanentes. Se llaman arrugas de expresión de forma radial o patas de gallo.

Las líneas del entrecejo y las llamadas "patas de gallo" parecen desarrollarse a causa de la permanente contracción muscular de la zona, lo cual se acentúa por la acción de la fuerza de gravedad.

Las patas de gallo son unas arrugas finas que salen a los lados de los ojos en sentido horizontal, que en algunos casos son muy pronunciadas y dan un mal aspecto a una zona tan importante como los ojos. Este problema estético suele ser la primera aparición de arrugas que aparece en la piel del rostro.

Las patas de gallo pueden aparecer por varias causas:

Por el sol, una exposición continuada al sol puede ser la principal causa de la aparición para las patas de gallo, ya que el sol reseca la piel, destruye el colágeno y la elastina produciendo el envejecimiento de la piel.

Gesticular en exceso, por ejemplo entornando los ojos para evitar una luz que nos molesta puede causar si lo hacemos habitualmente, que la piel no recupere su forma habitual y aparezcan las arrugas. Los fumadores también suelen cerrar los ojos cuando el humo les molesta, lo que produce a largo plazo el mismo efecto.
La edad es la principal causa de la aparición de las arrugas y también de las patas de gallo, la piel con la edad va perdiendo elasticidad e hidratación y provoca la aparición de las arrugas.

Una de las quejas más corrientes entre los pacientes de edad, es la presencia de patas de gallo en la región cantal externa. Con el fin de borrar estas arrugas entre los pacientes de edad y entre los pacientes afectos de excesiva exposición solar, se han aplicado diferentes tratamientos entre los que se incluyen los peelings químicos, diversos procedimientos quirúrgicos, inyecciones con materiales de relleno, inyecciones de toxina botulínica y resurfacing mediante el láser. A pesar del hecho de haberse escrito numerosos artículos científicos relativos al tratamiento de las patas de gallo, hasta la actualidad no se han estudiado o clasificado adecuadamente los patrones relativos a este tipo de arrugas. Se han observado diferentes modelos de mímica en esta zona. No todos los tipos de patas de gallo son iguales y en consecuencia, el tratamiento de los diferentes tipos de patas de gallo debería adaptarse a unos determinados modelos

Instituto Dr. Eugenio Lalinde: Clínica autorizada por la Comunidad de Madrid. Especialistas en Blefaroplastia

Mapa web | Aviso Legal | Blogs

siguenos en:DigFacebookChromemeneamemi perfil de google plus

copyrigt © 2013 Todos los derechos reservados